Play-off final Liga ACB 2014 ¿Se acabó un ciclo?

Pablo Laso no se merece que la última imagen suya como entrenador del Madrid sea la que incluyo al final de este post, el vivo reflejo de los nervios perdidos.

Hablaba el jueves tras la derrota con un amigo seguidor del Real Madrid de fútbol. Le comenté que el Madrid debía tener paciencia con Laso y con el equipo porque tienen el potencial de ganar muchos títulos. Este amigo, socio del Madrid desde hace décadas, me contestó categóricamente: en el vocabulario del Madrid no existe la palabra paciencia.

¿Debe el Madrid tener paciencia? Pues en mi opinión y a pesar de mi reacción inicial, sí.
Pablo Laso en estos tres años ha conseguido en términos generales los mejores resultados que ha obtenido el Madrid en tres lustros. Y no es ya jugar tres finales de liga, dos de copa y dos de Euroliga, es el hecho de haber revitalizado la sección de una manera brillante y profesional. Heredó de Messina un marrón enorme fruto de la soberbia del italiano y del desconocimiento de la directiva. A base humildad hizo lo que hacen los buenos entrenadores: diseñar un estilo de juego que maximizara las virtudes de su plantilla.
Sin embargo este mismo resumen que he hecho lleva a una conclusión: el Real Madrid es un club supercompetitivo cuya esencia va unida a ganar. Este equipo brillante y talentoso ha demostrado que necesita una vuelta de tuerca competitiva. El amante del juego se puede dar por satisfecho con la temporada sin más, pero el seguidor del Madrid, específicamente del Madrid, quiere ganar. Porque la sección de baloncesto del Madrid no es un club de basket tipo CSKA o Panathinaikos, no tiene vida propia, necesita ganar no ya por sí misma, sino para justificar su existencia.

Así que aún sabiendo que es injusto, ¿Pablo Laso debe dar paso a un entrenador que exprima del talento disponible los éxitos necesarios?.

¿POR QUÉ?? Pues no, Laso no debe irse. Laso es lo mejor que le ha pasado a la sección de baloncesto del Madrid en mucho tiempo. Ha provisto al Madrid de una personalidad propia más allá de ser un apéndice del fútbol. Eso no significa que tenga carta blanca, de hecho debe sentir la presión de la necesidad de ganar, pero su fórmula refuerza al Madrid y convierte al baloncesto en la ciudad de Madrid en un espectáculo de referencia.

Y vayamos al centro de algunos problemas. El entrenador es responsable hasta cierto punto. No es responsable de que Niko Mirotic haya desaparecido de todas las finales, ni de que el porcentaje de tiro de Llull baje dramáticamente en las finales, ni de que Draper se lesionara, ni de que Bouroussis no secara a Tomic (una de las razones básicas de su fichaje).
No es cuestión de culpar a los jugadores, pero son los que la meten o no.
A nadie se le oculta que la plantilla necesita una actualización. Varios apuntes:
1. La situación de Mirotic ha de aclararse. Si la NBA es su ambición, que sea consecuente.
2. Bouroussis ha desplegado un juego inconsistente.
3. Dani Díaz debe jugar un rol más importante…o dar paso a alguien que lo haga. Darden carece de relevo.
En resumen, el Madrid debe reformar seriamente su juego desde la posición de 3 a la de 5. El resto solo retoques (quizá plantearse un relevo a Draper).

En resumen: que el Madrid permanezca en el Top 8 de Europa exige no pegar bandazos. Exige crear una personalidad propia que vaya más allá de entrenadores y jugadores coyunturales. Eso, pesar de sus defectos, Laso lo hace bien.

20140628-121852-44332026.jpg

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s