Eurobasket 2015 Final – España vs Lituania

  
Dueños de nuestro destino.

Después de dos semanas y mucho sufrimiento, la selección nos ha dado un título y un excelente titular.

Resulta extraño escribir este post, se supone que era la final y de eso tenía que ir. En realidad la final ha resultado ser el segundo partido menos disputado para la selección, después del de Turquía. Varios números, así es el basket, explican la final. Lituania se quedó en un 35% de tiro y perdió 13 balones, y aunque al descanso llevaba 9 rebotes más, al final solo superó a España por 5.

Lituania hizo una puesta en acción blanda y ya no se recuperó. España salió con la defensa ajustada y muy concentrada. Eso más el mejor acierto de Rudy de todo el campeonato, permitieron a España escaparse por encima de los 10 puntos y amarrar la mayor parte de los minutos.

En el segundo cuarto España pareció aflojar debido a varios factores: Scariolo insistió en jugar con San Emeterio y defender en zona, justo cuando Lituania empezó a apretar. Al descanso con 9 rebotes menos todos estábamos expectantes por ver el tercer cuarto, ese cuarto que la selección ha jugado mal en este torneo.

Sin embargo el tercer cuarto sentenció el partido. España con Llull siendo agresivo y Claver capturando 6 rebotes (más un triple) aprovechó otra horrible puesta en acción de Lituania. La selección ganó los rebotes del tercer cuarto, y ahí se acabó la final.

La lesión de Rudy no afectó el curso del partido y la final acabó plácidamente, en un ambiente extraño después de tanto sufrimiento en estas dos semanas.

Cuando parecía que habíamos asistido ya a un cambio de ciclo, cuando solo aspirábamos a ir al preolímpico (¿de veras, ese en el que jugarán Serbia, Italia, Francia e Italia por una plaza?), este grupo mutó de una manera imprevista. Dueños de nuestro destino, qué mejor frase para resumir esa mutación. El equipo imperial de esta década, el de las múltiples estrellas, se convirtió en un grupo aguerrido tras un líder indiscutible. Ha sido un ejercicio de fe asombroso.

Tanto el lema del equipo como el estilo de liderazgo de Pau merecen la atención de alguna escuela de negocios de prestigio. Talento aplastante combinado con humildad, protagonismo responsable y no egoísta . Pau sabía que tenía que hacer valoraciones sobrehumanas para ganar. Alrededor cristalizó un equipo en el que se aportaba lo esperado (Llull, Reyes, San Emeterio), lo conmovedor (Rudy), lo satisfactorio por aplomo (Ribas) y el genio y figura (Chacho). A eso se añadió dos aportaciones realmente novedosas, el talento de Mirotic y la capacidad atlética de Claver. Ninguno de los dos rindió a tope, pero ambos elevaron el nivel justo en el momento necesario.

Una vez más esta generación, o más bien esta sucesión de generaciones, muestra que es extraordinariamente competitiva, el producto (deportivo) más exportable de España (qué se lo digan a la NBA).

Basta ver este cuadro, cortesía de Gonzalo Vázquez, para entender la dimensión de este equipo. No hacen falta palabras.

 
Dueños de nuestro destino.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s