My losing season (Pat Conroy) – A review

conroy1_schof_web

When I came across Pat Conroy’s life as a writer and college basketball player I knew that I had to read one of his books. I already knew of him as a writer because of “The prince of tides”, although I had not read the book.

There was a connection between us because of his beloved South Carolina, a place that I also keep close to my heart. So I looked up his bibliography and there it was, a book about basketball, or rather, about basketball, writing and a lot more.

“My losing season” is about basketball. The vivid descriptions of the games, the inside knowledge that only a player can provide, make this a great book to read for any basketball fan. However, Conroy uses his passion for the game as the background against which he paints a much larger picture. That of a boy who finds his way in life thanks to a basketball and a rectangular court. His difficult relationship with his father is here present in all its reality, not disguised in fictional characters as in some of his other books. The way Conroy talks about it, the way he describes how his father systematically humiliated him, is quite moving. And his overcoming of it is an example of courage.

Conroy’s style is passionate, honest in a way it is difficult to find these days. His idealistic view on so many things (the Vietnam war, college basketball, friendship) does not sound superficial or hypocritical, it sounds true and eloquent. He loves everything in the book, with the exception of his father of course. He loves basketball, his team mates, at times even his coach and above all South Carolina.

It is quite straight forward, this book makes you feel better. Even if you do not like basketball.

Este Real Madrid solo compite contra sí mismo. Euroliga 2016/17 – FC Barcelona vs Real Madrid.

tapon-randolph

Real Madrid: de la confusión a la exhibición en tres días.

Ya lo comentábamos en curiosity killed the cat hace unas semanas (las 4 razones por las que esta es la mejor plantilla que ha tenido Pablo Laso). Este Real Madrid 2016/17 es por cantidad, calidad y variedad la mejor plantilla blanca desde los años 80.

Aun así la exhibición en el Palau el pasado viernes era difícil de prever. En las últimas cuatro semanas el juego del Real Madrid no había hecho más que empeorar. A medida que Sergio Llull aumentaba sus anotaciones individuales, el juego del equipo se deterioraba seriamente. La derrota en Barcelona en Liga ACB y en Moscú contra el CSKA alertaban ya que algo no funcionaba bien. No basta con tener una plantilla que ofrece innumerables combinaciones y con una calidad ofensiva superior, hace falta actitud y confianza.

El miércoles el partido de Euroliga contra Panathinaikos afloró todas las carencias del Real Madrid. En primer lugar blando en defensa: el perímetro era un coladero por el que Calathes se paseaba una y otra vez; los pivots (Hunter en especial) no recibían ni una ayuda una vez su par fintaba hacia el aro. En segundo lugar plano en ataque: la constante búsqueda de Carroll resultaba casi patética y muy especialmente sorprendía la ausencia de protagonismo de Randolph. La situación de Randolph merece un comentario especial. El pobre desempeño del Real Madrid contra Panathinaikos era reflejo de la confusión en el uso de varios de los nuevos fichajes, pero en especial de Randolph. La variedad en ataque que ofrece el americano si no es usada simplemente colapsa al equipo. Contra Panathinaikos el Real Madrid casi no hizo pick-and-rolls/pops, algo que Xavi Pascual debió agradecer de corazón. Sergio Llull está en racha, pero por muy brillante que sea, siempre es más fácil defender a 1 que a 5.

Veamos ahora qué pasó el viernes en el Palau. Las estadísticas de la Euroliga son realmente buenas. Primero el rendimiento de los jugadores (boxscore). Llull estuvo excepcional, pero Randolph desniveló el partido: 7/13 en tiros, 11 rebotes y 3 tapones. Aparte de hundir a Dorsey, que por cierto hizo un buen partido, Randolph mostró de lo que es capaz la plantilla del Real Madrid si es usada como una coral y no como un acompañamiento a ciertas estrellas. El Real Madrid robó más balones que su rival y capturó 10 rebotes más, aparte de dar más asistencias (24 vs 16). Calidad, cantidad, variedad, actitud.

El shooting chart de la Euroliga es muy revelador. El FC Barcelona sufrió un colapso en el triple realmente angustioso. Por contra Carroll tuvo un día brillante, así como Rudy Fernández. Conclusión: el Real Madrid compite contra sí mismo. Suena grandilocuente, pero es así. A pesar de que Rudy solo juegue ya en el perímetro (ver el shooting chart individual), a pesar de que Laso parezca haber olvidado por qué renovó a Taylor y Thompkins, la variedad y calidad del Real Madrid no tiene igual en Euroliga. Ahora bien, aun siendo eso importante, lo que el viernes se demostró en el Palau es que es la defensa y el reparto de roles lo que dará títulos.

¿Y el FC Barcelona? Hay sin duda atenuantes. Ribas, Doellman y Claver son titulares en este Barça, así que su ausencia no fue neutral. Sin embargo este mismo equipo ganó al Madrid dos semanas antes. La imagen que da el equipo es preocupante. Sigue el problema de liderazgo en mi opinión, sin nadie que tome el relevo de Navarro con mano firme. Ni Doellman, ni Ribas lo han hecho, Rice es demasiado mercenario y Tomic parece haber alcanzado su cénit. Y en mi opinión las continuas excusas de Bartzokas suenan a eso, a excusas. Resulta extraño que el entrenador de uno de los equipos punteros de Europa se queje de tener que jugar tres partidos a la semana, muestra de una falta de disposición a entender que la Euroliga no tiene opción si quiere ser una alternativa comercial competitiva frente a la NBA.

 

Las 4 razones por las que esta es la mejor plantilla que ha tenido Pablo Laso

laso-2016

El miércoles 12 comenzó la Euroliga 2016-2017. Pablo Laso tiene la mejor plantilla de sus 6 temporadas en el Real Madrid. Por cuatro razones fundamentales.

Abundancia: 14 jugadores disponibles, para cada partido dos descartes. Para cada posición dos jugadores, a lo que se añade el lujo de poder tener especialistas (Taylor defensivo, Nocioni, Carroll). La estadística del partido del miércoles (ver página de la Euroliga) es bastante clara: 11 jugadores utilizados, todos anotaron, solo uno bajó de los 10′ de juego (Felipe Reyes), 8 jugaron más de 15′.

Flexibilidad: Laso dispone de jugadores versátiles, sobre todo en dos posiciones. En el 4 dispone de Randolph y Thompkins, jugadores altos que abren mucho la defensa rival por su tiro exterior. En el base el Real Madrid es un equipo atípico. La marcha de Sergio Rodríguez le ha dejado sin un base clásico. Llull es Llull, el eje del juego, pero no un base fácilmente catalogable. Draper es un todoterreno. Y por supuesto Doncic, del que hablaremos a continuación.

Othello Hunter: alrededor de Hunter gira el rendimiento del Real Madrid 16/17. Es un jugador sobrio, que no hará estadísticas sorprendentes (4 rebotes y 4 puntos vs Olympiacos) pero que aporta el equilibrio que le faltaba al juego interior el año pasado. Aporta un salto físico extraordinario al Real Madrid.

Luka Doncic: progresa en cada partido. Contra Olympiacos 11pts, 5 rebotes, 3 asistencias en 17′ en pista. Pero en mi opinión lo relevante es que el equipo juega con personalidad con él en pista, a un ritmo más lento que con Llull desde luego, pero aportando superioridad física y buena circulación de balón.

Es un equipo hecho por y para la Euroliga.

“El estilo es innegociable” (Pablo Laso) – Liga Endesa 2016-17

chacho

Decía hace unos días Pablo Laso, antes del comienzo de la Liga Endesa, que el estilo es innegociable. No hay mejor manera de cambiar la realidad que negarla.

El estilo no solo ha cambiado, es la época lo que está cambiando en el Real Madrid. Reemplazar a Sergio rodríguez por Luka Doncic es algo más que estilo. Porque el sustituto de El Chacho no es Draper, por muy sobrio y cumplidor que sea el de Baltimore (Dontaye Draper en jotdown magazine).

Y para entenderlo, nada mejor que números (estadística del primer partido de liga contra Unicaja). Valoración de Doncic contra Unicaja: 9. Nada excepcional. Resultado del Madrid en el partido mientras Luka estuvo en pista: +21. Eso ya dice algo más. Asistencias totales entre Luka y Llull: 13. Valoración de Doncic en el segundo partido contra Valencia Basket: 18 con un 100% en tiro.

El estilo cambia desde el momento en que sustituyes a un base de 1,91 por uno de 2,03, que aun no ha terminado de crecer. Cambia porque el de 2,03 entiende el baloncesto como lo hacían Dejan Bodiroga o Marko Jaric, por lo tanto no rompe a base de velocidad e impredecibilidad como hacía El Chacho, sino más bien desconcertando a sus defensores que no saben si se enfrentan a un base, un escolta o un alero alto.

El diseño del Real Madrid para esta temporada es esencialmente distinto. Es un equipo más alto en todo momento (gracias a Doncic, Randolph y Hunter), algo más lento y predecible (por la marcha de Sergio Rodríguez) pero a cambio tiene una profundidad de banquillo de equipo de Euroliga, al estilo de Fenerbahce o CSKA. Laso tiene este año el lujo de usar a Taylor como especialista defensivo, no para suplir a Rudy, y a Nocioni para alborotar el partido, sin necesidad de cansarle muchos minutos.

En la temporada 2015/16 el Real Madrid comenzó la Liga Endesa perdiendo en casa contra el Valencia Basket. En la 2016/17 tras dos jornadas ha derrotado a los teóricos aspirantes (Unicaja y Valencia) y parece que solo debe preocuparse de FC Barcelona y Baskonia, de quienes hablaremos la semana que viene.

Dada la situación de la Liga Endesa, herida grave por el efecto Salary Cap de la NBA, la medida real del rendimiento de Pablo Laso y su equipo es la Euroliga.

¿El fin de la falta táctica? Y algún otro comentario sobre Big Data

llull

¿Se acabará este año con la falta táctica y, sobre todo, a quién beneficiará?

Por fin la Euroliga y la ACB han acabado aceptando que la falta táctica se había convertido en un cáncer para el espectáculo. No para el juego táctico, cuidado, para el espectáculo.

La excusa de los recursos tácticos se había convertido en una tortura para el espectador. Cada vez menos contraataques, la mayoría parados con una falta en medio campo sin repercusiones para el infractor. Este vídeo de @PitiHurtado es un ejemplo realmente bueno de hasta dónde llegaba el aburrimiento (la falta táctica, esa perversión).

Así que desde esta temporada “Respecto a las faltas en situaciones de transición y de contraataque se incrementará la sanción para considerar antideportivas (dos tiros libres y posesión) aquellas acciones en las que el defensor no tiene intención de jugar el balón, tales como infracciones en las que éste se encuentra en posición lateral o posterior respecto al atacante y el contacto es alejado del balón” (La guerra contra la falta táctica también llega a ACB ¿Tenemos rodeado al enemigo? Javirodespi en planetacb). La definición contiene una pequeña ambigüedad, la referente a la posición lateral o posterior del defensor. Esto ya ha empezado a provocar problemas en los partidos de pre-temporada puesto que exige una mayor interpretación por parte del árbitro. No es difícil razonar que los entrenadores buscarán ahora hacer las faltas tácticas no en medio campo, sino lo antes posible en el campo rival cuando el defensor esté de frente al atacante. Pero bueno, cuanto más difícil se lo pongamos al tacticismo, mejor.

La cuestión es: ¿a quién beneficia el cambio? De ahí la foto de cabecera. Equipos como el Real Madrid que buscan el juego en transición son los que más se pueden beneficiar. Todos hemos visto las ocasiones en las que Sergio Llull recibe una falta en medio campo para parar sus entradas a canasta. En general el juego puede evolucionar hacia una mayor fluidez, aunque pensar que vamos a volver a la época de los contraataques no es realista. Con jugadores cada vez más grandes y balances defensivos cada vez más disciplinados, lo probable es juego en transición y tiros más rápidos.

Y ya que Euroliga y ACB se han atrevido con la falta táctica, ¿para cuándo ensanchar las canchas? (a contracorriente, los triples son de horteras).

Algún comentario más sobre Big Data

La semana pasada hablábamos de cómo se empieza a aplicar la analítica de datos en la NBA, no solo para los aspectos tácticos, sino también para por ejemplo las apuestas profesionales (big data y ACB, contradicción). Relacionado y de mucho interés es este artículo en Grantland (Databall). Cortesía de @jdiazandreu.

El problema de tantos datos es doble: ¿cómo se transforman en algo usable por ejemplo en los tiempos muertos? ¿son tantos datos fiablemente predictivos? De nada sirven tantos datos sin un interfaz fácil de usar por los entrenadores ayudantes de los equipos. Y en segundo lugar, ¿cuál es la probabilidad de que lo que ha sucedido en el pasado se repita? Sin querer sonar excesivamente freakish, esa en el fondo es la utilidad de grandes datos (como se describe muy bien en el artículo de Grantland). Quien resuelva estas dos cuestiones tiene bastantes posibilidades de: a) influir en la gestión táctica de los partidos; b) quizá ganar bastante dinero.

Recomiendo un libro que no es de baloncesto, pero sí de intentar predecir racionalmente lo que puede pasar. En parte este debate va precisamente de eso.

algorithms

Big data y ACB – contradicción

comisionado NBA

¿El big data aplicado al baloncesto es una moda o es una realidad de negocio?

Más allá de la moda actual de aplicar el big data a todo, pensemos que el baloncesto se adapta perfectamente a un tratamiento de datos en grandes cantidades. Se adapta porque reúne varias condiciones específicas:

  • Un campo de juego relativamente reducido que obliga movimientos precisos.
  • Tiempo de posesión limitado que provoca continuas repeticiones de movimientos.
  • Posibilidad de cambios de jugadores ilimitados, cada uno con sus características.

El tratamiento de estadísticas siempre ha sido intensivo en el baloncesto, en particular la medición de los porcentajes de efectividad. Dada la altísima repetición de los movimientos ofensivos, protegidos por los árbitros a diferencia de otros deportes, el porcentaje de efectividad en baloncesto es relevante. Pero a lo que estamos asistiendo es al uso de la información de una manera mucho más sofisticada, hasta el punto de que la información podría determinar las decisiones del entrenador (leer el artículo de bleacherreport How big data will transform coaching in the NBA). Esta es una visión excesiva del uso de analytics, pero la realidad es que en la práctica en la NBA ya no se habla de estadísticas, sino del análisis del juego de los equipos/jugadores.

¿Y en la ACB? Misterio. Un equipo, Valencia Basket, anunció en 2015 una colaboración con una start up valenciana (NBN23) para usar la geolocalización en la compilación masiva de datos de sus jugadores. Por parte de la ACB de manera centralizada, poco se sabe. Tampoco hay muchas empresas que parezcan hablar abiertamente de estos servicios. Hay algunos blogs interesantes de carácter académico, uno por ejemplo es ACBStats, creado por unos profesores de la Universidad de Granada.

Para dar una idea de la distancia sideral a la que está la NBA en este tema, como en tantos otros, respecto de la ACB , valga la noticia de este verano sobre el intercambio de estadísticas por parte de la patronal americana con la empresa suiza Sportradar. La noticia se puede ver en NBCsports. A cambio de 250m de dólares durante 6 años, la NBA suministrará su banco de datos estadístico y a cambio Sportradar suministrará análitica de datos a los equipos y también datos históricos a las casas de apuestas. Este último punto se puede considerar incluso controvertido, ¡pero qué mejor que la transparencia!

15 años que nos cambiaron – JJOO Rio España vs USA

españa usa

¿Y si se clasifican estos dos para la final? ¿Otro partido más, o simplemente juegan hasta que nos aburramos de verles?

En septiembre de 2001, en el Eurobasket de Turquía, España ganó la medalla de bronce. Fue contra Alemania, tras un mano a mano brutal entre Pau Gasol y Dirk Nowitzki.

Hoy, sí hoy no el domingo, se completa un ciclo de 15 años que los que disfrutamos de este deporte nunca agradeceremos lo suficiente. A la generación estelar se unieron veteranos ilustres (Garbajosa, Jiménez, Mumbrú) y jóvenes talentos (Rudy, Ricky, Chacho, Marc y más) para prolongar la alegría.

Hoy no hemos estado ni más lejos ni más cerca de ganar a USA que en las finales de Pekín y Londres. Con un equipo menos talentoso que en esos dos JJOO previos, con mucha menos frescura física, España se propuso ganar hoy a base de sacrificio, como lo hizo el año pasado en el Eurobasket de Francia. Y no estuvo lejos, hasta que les fallaron las fuerzas y cedieron el rebote defensivo (21 rechaces ofensivos nos cogió USA, ver aquí las estadísticas FIBA).

España fue fiel a sí misma desde el pricipio, con el mismo quinteto de partidos anteriores. Y el guión funcionó bien, con Ricky secando a Irving y la misma defensa coral de siempre. Los rumores sobre el gemelo de Pau eran evidentemente sobrevalorados, su partido volvió a ser estratosférico. Por el camino amargó a Cousins y a Jordan, en especial al primero que acabó con 5 faltas. La única mala noticia fue el exceso de faltas de Ricky, que sin duda condicionó el partido.

 

España perdió el primer cuarto, pero hizo un ejercicio admirable en el segundo, que ganó 22-19. La segunda unidad, con Chacho supliendo con brillantez a Ricky y Willy entonado, aguantó a los americanos. Un detalle: USA siguió sin apretar en la defensa de primera línea a los bases y aleros españoles. Y así España, entre el desvarío arbitral con las técnicas, aguantó un cuarto más.

 

El tercer cuarto fue un ejercicio de esfuerzo conmovedor por parte de España. Solo lo cedió por tres puntos, 18-21, aunque hubo momentos en los parecía que USA se iba a escapar. El esfuerzo colectivo volvió a salvar la situación.

 

66-57 se llegó al último cuarto. Aquí voy a poner el único pero al planteamiento de Scariolo. Mike Krzyzewski puso en pista un equipo más físico (Butler, George) y Sergio reaccionó tarde. Navarro se mantuvo en pista en exceso, cuando era evidente que su defensa de los aleros estadounidenses era un boquete. USA jugó la carta física, con Jordan ahora sí haciendo daño en ambos aros por el agotamiento de Pau y quizá la falta de algunos minutos de Willy. El center americano acabó con 16 rebotes y 4 tapones. España cedió un paso, falló un par de tiros, como en Pekín 2008, como en Londres 2012. USA se puso por encima de 10 y ya no fue posible reaccionar.

Salvo en un último minuto que resume por qué este equipo ha llegado hasta aquí. Lejos de tirar la toalla, España nos ofreció 60 segundos de carácter. Claver le roba un balón a Kevin Durant, para en la siguiente jugada ponerle un tapón. Y en la jugada final, Chacho hace una des sus entradas ante el propio Durant.

Pero , como dice Antoni Daimiel, España es la más improbable ganadora de USA, porque USA sabe que es la más probable.

Queda un partido. Es curioso, si España no gana el bronce la sensación será de decepción. Lo justo sería hacer de esta despedida una fiesta, un homenaje, porque pase lo que pase el domingo han sido 15 años que nos cambiaron.